A Dramatic Turn of Events – Dream Theater: hay vida más allá de Portnoy


Cuando llegó a mis manos el último lanzamiento de los reyes del metal progresivo lo cogí con mucha ilusión, a diferencia de tantos y tantos que tenían pavor a la idea de ver a Dream Theater sin Mike Portnoy. ¿Razones para el temor? Yo no veía tantas, Mike Mangini es probablemente mejor batería que Portnoy, de hecho puede que estemos hablando de, a nivel de técnica y velocidad, el mejor batería de la actualidad; si que es cierto que el primero era una pieza importante a nivel compositivo en la banda y que Mangini no parece la persona con más creatividad del universo, pero la del resto (sobretodo de John Petrucci) y el hecho de que la marcha de MP presuntamente acentuaría el sonido progresivo frente al metalero (de lo cual yo ya tenía ganas, me apetecía, como a tantos otros seguidores, volver a ver al DT más prog) despertaba en mi un sentimiento de confianza hacia la formación.

Ahora que ya he escuchado unas cuantas veces el álbum, diré que todos los temores son absolutamente infundados. A Dramatic Turn of Events es un grandísimo disco, no el mejor de los americanos, pero muy bueno al fin y al cabo. Es cierto que tiene un “defecto”, suena a un Images & Words aunque algo más pesado, quiero decir que no esperéis oír un trabajo fuera de lo que nos tienen acostumbrados estos grandes músicos. Lo de las comillas lo he puesto por la razón expuesta antes, con una carrera tan dilatada y con tantos cambios de sonido, algunos ligeros y otros más acentuados, ¿no echabais de menos al Dream Theater de toda la vida? Critico como el que más que te vendan el mismo CD una y otra vez, pero no creo que este sea el caso, aquí más bien vemos que ha habido un punto de inflexión y que había que mirar hacia atrás y recuperar una gran época sin dar la espalda a sus últimos lanzamientos, para a partir de ahí seguir hacia adelante.

Dicho todo esto, pasemos a analizar los cortes que componen el LP. Todo empieza con el single, “On the Backs of Angels”, que cumple perfectamente su condición, un track para abrir boca equiparable a sus mejores equivalentes. Seguimos con “Build me Up, Break me Down”, un tema muy asequible, muy cañero, que suena Train of Thoughts y en resumen, buena pista. Continuamos con “Lost not Forgotten”, virtuosismo en estado puro y aunque por momentos está a punto de cruzar la linea del exceso, al final, todo queda en un susto y en un gran corte. Luego todo se apacigua con “This is the Live”, una pieza muy emotiva y cuidada, simplemente genial, una de mis preferidas. Acto seguido llegamos al clímax, “Bridges in the Sky”, maravillosa, con un inicio ambiental, con chaman incluido, caña, épica, emocionante, compleja, lo tiene absolutamente todo, lo mejor de este ADTOE y que se unirá a los grandes referentes de Dream Theater. De repente aparece “Outcry”, aquí es donde más arriesgan los de Long Island, experimentación, exhibición técnica, puede que sea la más difícil de digerir de todo el set list, aunque gana con varias escuchas, convirtiéndose cuanto menos en un buen tema. Es entonces cuando todo se para y empieza a sonar “Far from Heaven”, canción donde solo el teclado de Rudess acompaña a la voz de LaBrie, el cual está inconmensurable, una bonita balada sin ninguna duda. Ahora aterrizamos en “Breaking all Illusions”, la más progresiva de la lista y una de las mejores del disco, también es la más larga de este con 12 minutos, en cambio se hace corta, por algo será. Todo finaliza con “Beneath the Surface”, la palabra para definirla es hermosura, LaBrie de nuevo descomunal en una de las grandes baladas del grupo.

En cuanto a los integrantes, la guitarra de John Petrucci cede parte del protagonismo, pero no por ello deja de estar impresionante; John Myung, sublime al bajo como siempre, recupera muchos enteros respecto al Black Clouds & Silver Lightnings; Jordan Rudess podríamos decir que es el máximo protagonista durante todo el álbum, Dream Theater tiene un gigante en los teclados; Mike Mangini se disfraza de Portnoy y, baquetas en mano, cumple a la perfección; James LaBrie da un puñetazo sobre la mesa y vuelve a mostrar la gran calidad vocal que atesoraba en los inicios de la formación, está francamente maravilloso en las lentas.

En resumen, un gran disco, que sin ser el mejor del grupo y con el defecto anteriormente nombrado, aprueba con nota. Quizás que sea algo denso, pero como cualquier amante del rock y metal progresivo que se precie sabe, eso puede convertirse en una virtud (lo hace) y pese faltarle algo de frescura, mi nota debe ser un 8.5.

Anuncios

Etiquetas: , , ,

About lagudreamer

Estudiante de informática o eso creo xD, melómano empedernido, friki en mis ratos libres y festero en otros tantos. Fanático de bandas como Dream Theater, Nine Inch Nails y Radiohead

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: